Desde que iniciamos este proyecto, todo lo acontecido no ha hecho más que llenarnos de satisfacción. Nos invade una profunda sensación de estar contribuyendo a hacer un mundo mejor.
Las/os gimnastas se forman en Pozuelo con los valores del deporte y, en concreto con el de la solidaridad, algo que estimamos necesario en la sociedad actual.
Las gimnastas en Chad también crecen y se desarrollan con los valores del deporte y aprenden que, entre ellos, está la superación y el compromiso.
Haciendo lo que más les gusta, les estamos enseñando que pueden cambiar su destino, que con esfuerzo y trabajo pueden aspirar a algo que, en principio, no estaba planeado para ellas. Tienen la oportunidad de terminar sus estudios y formarse como profesionales, lo que las convertirá en mujeres independientes y dueñas de su futuro.
20369065_1530652030289861_58700668355912