Citas y reflexiones

Hay frases que dan pie a la reflexión, personas que al hablar despiertan la curiosidad de quienes escuchamos sin juicios. En el deporte hay buenos profesionales, personas conocidas y desconocidas que dan pie a la autocrítica, a repensar acerca de cómo se enseña y se vive este camino de saltos, carreras, caídas y metas por cumplir.

Desde pequeña, cuando me preguntaban por qué le dedicaba tantas horas a hacer gimnasia siempre respondía que porque me gustaba. Era una respuesta sencilla. Donde no había trampa ni cartón. Tan clara como auténtica. Encontraba en la sala de gimnasia un espacio para trabajar mis habilidades, superarme y sentir que había más gente que, como yo, disfrutaba de lo mismo. Quizá fuera eso lo que me hacía llegar cada día con unas ganas locas de entrenar, de no perder ni un solo minuto en algo que no fuera hacer gimnasia. Y pese a los bajones, o los momentos más complicados donde aparecían lesiones o había caídas duras, volvía a levantarme para seguir practicando. Entonces pienso en lo importante que es todo lo que se vive durante la etapa de deportista…

Sudor.

Aprendizajes.

Caídas.

Saltos de alegría.

El apoyo de tu equipo.

Lágrimas de frustración.

Las conversaciones con tu entrenador/a.

Cada sonrisa.

Cada meta conseguida.


Quizá esa sea la magia del deporte. La que aguarda cada sesión sin ser esperada. Y lo que hace que nos sintamos fuertes para afrontar los retos que la vida nos tiene preparados. En palabras de Toni Nadal, el valor filosófico del deporte es el sacrificio y el esfuerzo que nos ayudan a construirnos como personas capaces de enfrentarnos a cualquier otro episodio vital. Así es como fuera de la sala de entrenamiento, los niños, niñas y jóvenes se convierten en grandes personas.


Actitud

Se entiende que la personalidad viene dada, pero la actitud, es algo que se aprende. Es una forma de estar, de afrontar la situación que tienes delante. Es poner al cuerpo a liderar la mente, sin que esta coja el control y te gobierne. Hay a quienes les resulta más fácil y quienes tienen un arduo trabajo por delante. El entrenamiento mental es tan importante como el físico cuando se trata de optimizar los recursos personales. Pero, como bien dice Andrés Parada, amigo y gran maestro del futbol sala, de todas las cosas que llevas puestas tu actitud siempre será lo más importante.


La gimnasia artística va a presentarte muchos y diferentes momentos donde poder sacar a relucir esa forma tan única que tiene cada persona de afrontar la adversidad. Subirse a una barra de 10 cm. de ancho o colgarse de unas anillas requieren de mucho tiempo y valor, hasta que adquieres

la confianza necesaria como para hacer “algo” encima del aparato. La fortaleza mental de cada deportista es fundamental para su evolución, como también lo es la planificación que el técnico haga y los métodos que utilice para enseñar el deporte. Se trata de crear un equipo sólido, donde la confianza sea la base desde la cual construirse a sí misma/o. Aunque se trate de un deporte individualizado, en realidad, el trabajo en equipo es uno de los valores fundamentales para sentir que estás acompañada/o. Es el motor que motiva a seguir y que te hace compartir sudor y esfuerzo. Según Colin Still, entrenador del equipo nacional de Gran Bretaña en los años 80, para que las gimnastas entrenen de la manera más segura posible debe haber un trato de cooperación entre ellas y el entrenador/a. Es decir, todas para una, y una para todas. Tanto cuando todo salga como se había planeado, como cuando todo salga al revés.


Objetivos

Porque entender el deporte desde esa parte social que tanto nos identifica como especie, ayuda a comprender que trabajamos con personas. No es una tarea sencilla programar los objetivos de un equipo, y menos aún adaptarse a todos los cambios que se van a presentar a lo largo de la temporada, pero indiscutiblemente, en todo ese proceso, no se nos puede olvidar que trabajamos con seres humanos. Y que cada uno de ellos es diferente.

Piensa diferente.

Sueña diferente.

Y, por supuesto, aprende a un ritmo diferente.


Planear la temporada es una guía para los técnicos, que debemos ir renovando con cada cambio que se presente. Según Ceci Taylor, asesora de danza, los objetivos les proporcionan el medio de alcanzar su sueño. Son como un mapa de carreteras que permite que los bailarines lleguen a su destino. Así que, ese mapa de carreteras, tiene que estar actualizado y reflejar lo que se vive día a día en la sala. Sino es como quedarse anclada/o en un ideal, y no bajar los pies a la tierra.

Para poder planificar de una forma coherente y ajustada a la realidad, es necesario conocer al equipo de gimnastas con el que se va a trabajar. Desde sus fortalezas físicas, sus talentos, hasta los límites y puntos débiles. Entender completamente a la persona, y desde ahí, guiar el camino hacia sus metas.


Talento

En el deporte conocemos grandes talentos que han destacado por sus éxitos y su trayectoria deportiva. Rafa Nadal, Carolina Marín, Gema Mengual, Almudena Cid, Pau y Mark Gasol, Javier Fernández, Ruth Beitia, Lidia Valentín, Saúl Craviotto o Javier Gómez Noya son referentes deportivos para muchos. Han logrado hacer visibles deportes desconocidos en nuestro país, representar a España por todo el mundo demostrando el gran trabajo que hacen junto a sus equipos técnicos. Pioneras, medallistas olímpicos, revolucionarios que han dedicado horas a conocer cuáles son sus fortalezas y desarrollarlas hasta sacar su máximo potencial. Pero, una cosa es importante, el talento no es cuestión de unos pocos, no te tocan con una varita mágica al nacer y deciden que uno tiene y otro no. Que va. El talento está en cada persona. Puede ser que tengas uno o varios. Que tengas una capacidad matemática asombrosa o que seas capaz de moverte por el espacio con los ojos cerrados. Que cantes como los ángeles o que lideres como nadie un equipo. La importancia radica en descubrir en qué eres buena/o, en qué destacas. Que te hace diferente y genuino, sin pretender ser mejor que nadie. Simplemente, naciste con un tesoro que tienes que pulir a lo largo de tu vida. En palabras de otra gran deportista, Eli Pinedo, medallista olímpica y capitana del equipo nacional de balonmano el talento te hace destacar, pero el corazón te hace trascender. Eso lo tienen Las Guerreras.


Quizá sea algo del balonmano, que insisten en esto de reconocer al deportista lo que le pertenece, porque Xesco Espar, entrenador de esta disciplina, lo tiene tan claro como Eli, talento y corazón no son contrapuestos. Ambos son necesarios para tener un equipo campeón.

Está claro que, para poder entrenar a un equipo, ayudarle a crecer y lograr el éxito, es necesario descubrir su potencial. Abrir la mirada no sólo a lo que se ve, la fuerza, velocidad o resistencia, sino a aquello que está bajo la piel, la personalidad, el talento y los sueños. Esto va a suponer encontrarnos con personas diferentes en los equipos deportivos, con algunas conectaremos a la primera, y con otras nos llevará más tiempo y dedicación. Lo que no podemos olvidar nunca es que la diferencia se afronta como riqueza: se busca, se cultiva y se afronta como una oportunidad. Esta forma de mirarnos la propone Pepa Horno, psicóloga y consultora en protección e infancia. Es una forma de ver lo complejo como enriquecedor, lo distinto como aquello que me permite crecer. Y desde ahí reconocernos capaces de afrontar las dificultades que se nos presenten.


Adversidad

La adversidad en sí misma ofrece la oportunidad de aprender. Preguntas como:

¿Qué ha ocurrido?

¿Cómo me ha pasado esto a mí?

¿Qué puedo hacer para afrontarlo?

Son necesarias para incorporar las habilidades y destrezas que requiere afrontar la dificultad con la que te acabas de topar.


La actividad deportiva es una constante toma decisiones, impulsadas, en muchas ocasiones, por las emociones y sentimientos del momento. Por ello, es importante conocer y valorar los recursos de los que se disponen. Actitud positiva, madurez, competitividad, compromiso y una fuerte determinación componen un perfil resiliente. Es decir, hacen que una persona tenga la capacidad para mantener estables los niveles de funcionamiento y adaptarse positivamente a la nueva situación que se vive tras la exposición a una situación adversa. Superar la adversidad no es un camino de rosas, coronado de agradables acciones. Muy frecuentemente hay que sufrir, tener orgullo, amar tu deporte, más allá del dolor o de tener una fuerza de voluntad inquebrantable. (J. Antonio García Herrero, entrenador de balonmano).



Featured Posts
Recent Posts